Política

¿Qué es el 'blackface', esa 'diversión' racista que aún sacude a la sociedad estadounidense?

En los últimos días se vieron fotos de varios poderosos políticos del estado de Viginia, EEUU, con la cara pintada de negro y por ello su carrera podría verse acabada. Te explicamos qué es esta práctica y por qué es tan grave a pesar del paso del tiempo.
10 Feb 2019 – 9:50 AM EST

Las fotos de varios políticos con la cara pintada de negro ha generado una crisis política estatal que ahora se discute a nivel nacional. Días atrás, la publicación de una foto del anuario universitario de 1984 del gobernador de Virginia, el demócrata Ralph Northam, desató un escándalo y un pedido masivo para que renunciara.

La imagen en cuestión mostraba a dos personas, una con vestimenta del Ku Klux Klan y otro con la cara pintada de negro. Northam admitió que era él en la imagen, pero luego se retractó al decir que "definitivamente" no era él". A eso le siguió una confesión en conferencia de prensa de que en su juventud, en una ocasión se había pintado el rostro de negro para un concurso de baile.

Días después, la tomenta política se agravó cuando el fiscal general de ese estado, Mark Herring, reveló que él también se había pintado el rostro de negro cuando era joven, a lo que le siguió otro pedido masivo de dimisión.


Pese al revuelo, ninguno de los dos políticos ha aceptado dejar el cargo por haber incurrido en una práctica que desde antaño es considerada una expresión racista.

El blackface consiste en que una persona blanca se maquille el rostro de negro. Puede no tener una connotación tan negativa para muchos fuera de EEUU, pero aquí es considerado un acto sumamente racista para los afroestadounidenses.

Para entender por qué el blackface provoca una reacción de rechazo tan profunda, hay que entender de dónde proviene.

La historia del blackface

"El blackface como performance (conocidos como Minstrelsy shows) comenzó a los inicios del siglo XIX, cuando se veía a hombres blancos con la cara pintada de negro con corcho quemado y luego, típicamente, representando estereotipos sobre los negros", explica a Univision Noticias Brandi Thompson Summers, profesora de Estudios Afroestadounidenses de la Virginia Commonwealth University.

Esos disfraces incluían normalmente ropas ajadas, ojos grandes y pintura roja en los labios simulando bocas enormes y otros agregados para "exagerar su apariencia".

Fotos: 'Blackface', una 'diversión' racista que aún persiste

Loading
Cargando galería


"Era una forma muy popular de entretenimiento para las audiencias blancas", señala Thompson Summers, quien es ella misma afroestadounidense. Era una manera de burlarse de la gente negra, "mostrarlos como incompetentes en diferentes áreas como el lenguaje, o el conocimiento".

Las actuaciones buscaban mostrar a estos hombres blancos pintados como 'negros reales' y solían ridiculizar la vida, la apariencia y la cultura de los negros que por mucho tiempo fueron esclavizados y forzados a trabajar en plantaciones, especialmente en los estados sureños de EEUU.

Quizá el espectáculo más conocido sea el de Jim Crow, el personaje caricaturesco de Thomas Rice (1808-1860), considerado el padre del género y quien ayudó a su expansión a otros países.

La popularidad del personaje de Jim Crow quedó patente cuando las leyes segregacionistas que se fueron adoptando en el sur de EEUU después la Guerra Civil fueron bautizadas con su nombre. Al día de hoy todavía se habla de las leyes o de la mentalidad Jim Crow para describir el trato injusto hacia los negros estadounindenses.

Ya en el siglo XX, el blackface pasó de los escenarios a estar en TV y películas. "En el filme The Birth of a Nation (1915) se veía a hombres negros como violentos acosadores sexuales detrás de mujeres blancas, salvadas por hombres blancos", dice en referencia a un clásico del cine estadounidense que tiene fuertes connotaciones racistas.

En el primer largometraje sonoro sincronizado de la historia, 'El cantante de jazz' (1927), Al Jolson hace el papel de un judío que para poder interpretar canciones de jazz se pinta la cara de negro. Jolson era considerado el mayor artista de su tiempo y el 'rey del blackface'.

Desde que en los años 60 del siglo pasado, el movimiento por los derechos civiles logró mayor igualdad para las comunidades negras ante la ley, la práctica 'artística' del blackface cayó en desuso, por las claras connotaciones raciales que tiene. Y aunque en principio, como expresión, podría estar protegida por la Primera Enmienda de la Constitucion y por tanto no hay leyes que la restrinjan, su uso pasó a ser algo intolerable en una sociedad que procuraba hacerse más igualitaria.

¿Fue solo un fenómeno en EEUU?

Kevin Fellezs, profesor de Música y Estudios Afroamericanos en la Universidad de Columbia, dice a Univision Noticias que los shows de Minstrelsy tuvieron una larga vida comenzando en la década de 1830 y hasta la década de 1960. "Aunque los académicos debaten su final en diferentes épocas, algunos argumentan que todavía está presente en diversas formas", dice Fellezs.

El Minstrelsy fue el " primer entretenimiento nacional de EEUU (en lugar de simplemente regional)", explica Fellezs.

Y si bien el blackface es algo muy asociado a la cultura de EEUU, se convirtió en un fenómeno de alcance global, llegando más hondo en ciertos países como Reino Unido. Incluso, "hubo un programa de televisión en Gran Bretaña llamado Black & White Minstrel, que duró hasta la década de 1970", señala Fellezs.

Un ladrillo más de la 'superioridad' racial

Esa forma grotesca y deformada de mostrar a los negros y a su cultura del blackface, colocaba a los blancos como la antítesis de todas esas características negativas.

"Tales imágenes han sido usadas para reforzar nociones de superioridad blanca e inferioridad negra", señala a Univision Noticias Joseph Jordan, director del Centro de Piedra Sonja Haynes Stone para la Cultura e Historia Negras de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill.

Los estereotipos como el blackface, normalmente se centran en elementos negativos y tienen como fin degradar y disminuir la imagen de las comunidades negras.

Ronald Hall, profesor afroestadounidense en trabajo social experto en racismo de la Universidad de Michigan, explica a Univision Noticias que el blackface busca "representar a los afroamericanos, deshumanizarlos y cosificarlos".


¿Por qué fue y es grave?

Esa caricaturización de los negros plasmada en el blackface quedó desde sus inicios emparentada con las burlas raciales.

"Y si bien estas representaciones no pueden, por sí mismas, imponer resultados desiguales para la comunidad negra, en las sociedades donde la desigualdad basada en la raza es un hecho social, blackface puede reforzar la idea de que los negros son, de hecho, inferiores", agrega Jordan.

Los académicos afroestadounidenses consultados coinciden en que el racismo continúa siendo una realidad en EEUU y que por ello prácticas como el blackface siguen siendo tan graves.

"Si en algún momento los afroestadounidenses comienzan a ser tratados iguales, entonces tal vez dejará de ser considerado ofensivo", opina Hall.

¿Dejará de ser ofensivo en el futuro?

La respuesta parece ser uniforme: no.

La sensibilidad con el tema es tal que incluso si un actor blanco se pintara el rostro para representar a algún famoso negro, es considerado algo insultante.

La explicación tiene que ver en parte porque los estereotipos, ya sean visuales o verbales, rara vez cambian esa semilla de racismo en la que se iniciaron.

"Resulta difícil que las imágenes de afroamericanos a través de blackface; de los mexicanos como espaldas mojadas; o judíos representados como codiciosos y depredadores y otras exageraciones comunes sobrepasen las raíces negativas que los trajeron al mundo", señala Jordan.


Y por otro lado, ¿por qué querríamos normalizar un estereotipo negativo?


Ahora que mirando hacia atrás se ve el nacimiento del blackface sucedió hace dos siglos, aún se ven aparecer imágenes que lo evocan. Ya sea con las fotos de la juventud de políticos de Virginia cuya base de votantes tiene un amplio espectro en los afroestadounidenses, o con marcas de ropa de lujo como Gucci, que por estos días tuvo que pedir perdón públicamente por un suéter que parecía aludir al blackface.

Tal vez, cada nueva controversia, sea una nueva oportunidad para recordar la historia, refutar estereotipos, y confrontar al racismo en cualquiera de sus formas.


Estas ilustraciones antiinmigrantes tienen más de 100 años, pero podrían ser de hoy

Loading
Cargando galería
Publicidad