Narcotráfico

Dentro del juicio a 'El Chapo': quién está detrás de las ilustraciones, lo único que podemos ver de las audiencias

Una mujer y su hija ilustran todas las audiencias del narcotraficante en la corte de Brooklyn. No se han perdido un solo día del mediático juicio. Como no se permite entrar con cámaras a los tribunales federales, ellas son las encargadas de mostrarle al mundo todo lo que ocurre allí adentro.
10 Feb 2019 – 4:08 PM EST

A una de las audiencias del juicio al narcotraficante Joaquín 'El Chapo' Guzmán en un tribunal federal en Brooklyn no llegó su esposa, Emma Coronel. En cambio, Andrea Shepard y su madre Shirley jamás fallaron a ninguna de las 39 maratónicas vistas penales y gracias a eso (y a ellas) hemos podido "ver" lo que pasa dentro de la sala.

La responsabilidad de estas experimentadas artistas del sistema judicial neoyorquino es mostrarle al mundo a través de sus ilustraciones todo lo que pasa dentro de la sala 8D, que desde el 13 de noviembre ha sido una fuente de escándalos y morbo.

No se permite entrar con cámaras a los tribunales federales, por eso solo los dibujos de las Shepard capturaron los saludos de Guzmán a su mujer, la dura expresión de los fiscales, las posturas de cada uno de los testigos, la pistola de diamantes de 'El Chapo', las lágrimas de su amante Lucero Sánchez y también las caras de traductores, abogados y periodistas. Nada se les escapa.

Lo que un reportero describe en 1,000 palabras, Andrea y Shirley lo hacen en un solo dibujo, que al final más parece una fotografía editada que ha capturado todos los sucesos importantes ocurridos en esa audiencia. Sus trazos son parte de la memoria gráfica de este mediático juicio.

Las Shepards trabajan de forma independiente para varios medios de comunicación, pero lamentan que en los últimos años cada vez tienen menos contratos. Lo atribuyen a la tecnología que ahora se usa para recrear los juicios.

"Este proceso sigue y sigue", dice Andrea Shepard en entrevista con Univision Noticias afuera de la corte de Brooklyn durante una fría madrugada. "Tratamos de dibujarlo (a Guzmán) de distinta manera cada día: moviendo sus manos, sosteniendo una hoja, viendo hacia un lado distinto".

Desde 1991, las Shepard han dibujado a celebridades, millonarios y mafiosos que se han presentado en los tribunales de Nueva York. Hace unos años les tocó ilustrar al entonces candidato a la presidencia Donald Trump, cuando lo seleccionaron para ser parte de un jurado.

En sus obras también han estado Woody Allen, Jay-Z, Liza Minnelli, Yoko Ono, Mike Tyson y Rosie O'Donnell.

Entre sus anécdotas cuenta que una vez Courtney Love, la viuda del fallecido líder de la banda Nirvana, Kurt Cobain, tomó uno de sus lápices para retocar su cabello en el cartón. En otra ocasión, en 2004, Martha Stewart se les acercó el día en que fue condenada para pedirles que la hicieran "un poco más guapa".

Túneles, latas de chiles y pistolas con diamantes: la evidencia que hundió a ‘El Chapo’ en su juicio (fotos)

Loading
Cargando galería


La queja de Emma Coronel por salir "gorda"

Aunque les sobran historias, ellas reconocen que nunca habían estado en un proceso tan grande como el de Guzmán. De entrada, jamás habían tenido que llegar todos los días a las 5:00 am para entrar a la corte. Allá afuera les ha nevado y llovido; también padecieron el vórtice polar que azotó el norte de EEUU en semana pasadas.

El reducido espacio dentro del juzgado limita su trabajo: solo pueden tomar un ángulo del acusado, su mujer y los testigos.

El juez Brian Cogan, responsable del caso, les prohibió dibujar los rostros de los miembros del jurado y de dos testigos para evitar que el cartel de Sinaloa o sus enemigos tomen represalias contra ellos.

Emma Coronel tiene una queja contra las Shepard: asegura que la dibujan "gorda". En su defensa, Shirley, quien jamás revela su edad, responde a esta crítica con una sonrisa: "Todos están preocupados sobre cómo los muestras respecto a su peso".


"Ella (Coronel) se la pasa jugándose el cabello y usa ropa cara, de diseñador. La diferencia entre Emma y Martha Stewart es que Martha no traía ropa tan fina", compara Shirley soltando una carcajada.

Las Shepard trabajan en equipo y solo firman con su apellido y el año. Mientras la hija se concentra en los movimientos de 'El Chapo', la madre dibuja la pose indiferente de Emma. Usan binoculares para ver sus rasgos. Cuando el actor Alejandro Edda –quien protagonizó a Guzmán en la serie Narcos México de Netflix– fue a la corte, pidió que le prestaran los binoculares para observar detenidamente al personaje que interpretó.

"Nada es difícil de pintar, tienes que capturar las poses de la gente", explica Shirley antes de ingresar a la sala 8D. Ella y su hija también pasan por el estricto control de seguridad de los alguaciles. El carrito metálico en el que transportan sus cartones y lápices también cruza por la banda de rayos x.

"Para dibujar debes tener entrenamiento, las herramientas y buena vista", señala Shirley.

"Él es tranquilo, es normal"

Andrea es una economista que se graduó del Barnard College y estudió un doctorado en la Universidad de Columbia. Shirley fue a la Escuela Superior de Música y Arte de Manhattan. Viven juntas en un apartamento en Manhattan. Cuando hablan se interrumpen a menudo y si las dos conversan con alguien, una concluye la frase de la otra.

Los reporteros hispanos que cubren el proceso de 'El Chapo' les dicen de cariño 'Las Brujitas', por su largo cabello rizado y teñido de rubio. Su estilo de vestir es bastante excéntrico: usan chamarras y pantalones de cuero, lentes grandes y tenis Converse. Son personajes de la corte, no pasan desapercibidas y por eso la prensa les ha hecho varios artículos y videos.


Andrea tenía 26 años cuando comenzó su carrera como dibujante de la corte, siendo la más joven en su época. Dice que no sabía nada sobre 'El Chapo' Guzmán hasta que acudió a las audiencias preliminares. "Solo teníamos su nombre y vinimos", relata.

Cuando se le pregunta qué opina sobre este narcotraficante después de observarlo tantas horas (unas 230 considerando que cada audiencia dura unas seis), ella dice que no se mete en eso, pero después da una opinión.

"Él es tranquilo, es normal. Nunca lo he visto peleando o algo así (ríe). Siempre se sienta en el mismo lugar y trata de ver a los testigos así (se pone seria). Pero cuando ve a su esposa sonríe y levanta la mano", describe.

De hecho, en varias ilustraciones ella plasmó ese saludo alegre del procesado hacia su mujer.

Publicidad