Inmigración

Un mexicano fue arrestado por ICE cuando llevaba a su hijo autista a la escuela

El niño de 12 años se comunicó con su madre para avisarle que agentes migratorios habían detenido a Juan Aquino Guzmán, quien se gana la vida como jornalero. Su familia se quedó sin su principal proveedor y ahora no tiene dinero ni para pagar la renta.
12 Feb 2019 – 8:12 PM EST

LOS ÁNGELES, California.– Marisela Hernández recibió una videollamada de su hijo Juan Pablo la mañana del 31 de enero y cuando contestó vio a su esposo Juan Aquino Guzmán arrestado por agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE). En ese momento el padre llevaba al menor a la escuela y ella intentó mantener la calma cuando vio lo que sucedía, pues su hijo es autista y ya empezaba a tener una crisis nerviosa que se agudizaba.

"Mi hijo me dijo: ‘mami, la Policía paró a mi papá’. Le digo: ‘no te preocupes, ahorita lo dejan’. Pero cuando él volteó la cámara (del celular) miré que no era la Policía, estaban vestidos de civil. Mi niño dijo que en el brazo de los agentes decía ‘ICE’", contó Hernández en una entrevista con Univision Noticias.

"Se empezó a poner mal, le dio un ataque de ansiedad y por eso no esposaron a mi esposo. Él les dijo a los agentes de ICE que mi hijo es autista y que estaba en el coche. Ahí lo dejaron hasta que llegó mi hermana por el niño", relató con tristeza esta madre.

Aquino Guzmán, quien nació en el estado de México hace 39 años, estaba en la lista de fugitivos de ICE porque reingresó ilegalmente a Estados Unidos después de una deportación en el año 2000, según confirmó la agencia federal.

De acuerdo con Hernández, la detención de su esposo ha impactado mucho a su familia, sobre todo a su hijo, quien tuvo que presenciarla. Además, se han quedado sin el principal proveedor de la familia.

El día del arresto

Juan Pablo, de 12 años y quien fue diagnosticado con autismo cuando tenía 5, transmitió en vivo desde su celular el momento en que varios agentes migratorios rodearon a su padre en una concurrida calle del vecindario de Pacoima, en el norte de la ciudad de Los Ángeles.

"Me sentí mal, tenía miedo de lo que iba a pasar con el niño. Me puse a llorar y después lo tranquilicé", contó la madre, originaria de Michoacán y de 38 años. "A ICE no le importó que el niño estaba atrás (dentro del auto)", reclamó esta mujer que trabaja un par de horas a la semana limpiando una tienda.

Según ella, el niño ha quedado con secuelas emocionales por el arresto de su padre. "Los primeros días después de la detención mi hijo estaba demasiado triste, no quería comer. En las noches se pone más triste, dice que extraña a su papá. Pero también trata de animarme diciendo: ‘no te preocupes, mami; mi papá va a salir en un mes y todo va a estar bien’", compartió Hernández.

ICE dice que tiene "varias condenas"

A través de un comunicado, Lori Haley, portavoz de ICE en Los Ángeles, confirmó el arresto de Aquino Guzmán, pero no mencionó que este se realizó frente al menor. La dependencia destacó que el mexicano es una prioridad de deportación porque tiene antecedentes penales.

"Las bases de datos indican que volvió a ingresar a Estados Unidos después de ser deportado a México en el año 2000, lo cual lo convierte en un fugitivo de inmigración y puede ser arrestado. Su historial criminal abarca más de dos décadas e incluye varias condenas penales y una condena por delito mayor por posesión de narcóticos", indicó Haley.

Aquino Guzmán ahora se encuentra en la unidad para inmigrantes detenidos en la cárcel de Theo Lacy, en el condado de Orange. Él mantenía a su familia trabajando como jornalero. Emigró a EEUU en 1994 y conoció a su esposa hace 14 años. Tienen otro hijo, Ángel, de 10 años, a quien alcanzó a dejar en la escuela antes de que lo detuviera ICE el 31 de enero.

"En la era del presidente Donald Trump estas cosas se ven más a menudo", expresó el abogado Alex Gálvez, quien tomó este caso sin cobrarle al cliente (pro bono). "Ahora todos los procesos están bajo otra metodología. La ley ya no tiene corazón y la discreción de los oficiales ha desaparecido", agregó.

"Merece otra oportunidad"

El arresto de este mexicano ha dejado a todo un hogar sin dinero para cubrir el alquiler o comprar comida. Ni siquiera ha podido hablar por teléfono a los suyos porque no puede pagar sus llamadas desde la cárcel. Su familia ha abierto una cuenta en GoFundMe para ayudarse económicamente.

La señora Marisela Hernández dice que su hijo menor ahora acude a terapias porque cambió su comportamiento después de la detención de su marido. Por el mismo motivo, pronto Juan Pablo también recibirá la ayuda de un especialista, explica ella.

Esta michoacana asegura que su esposo también le ha hecho falta en las labores del hogar, pues ella tiene el brazo derecho inmóvil por un padecimiento congénito. Él se encargaba de colaborar con las tareas pesadas en su hogar y llevaba a los niños a sus escuelas antes de irse a trabajar.

Hernández aún no ha pensado qué haría si deportan a su marido, aunque sabe que en EEUU su hijo con autismo tiene mejores atenciones. "En México, usted sabe, si no hay dinero no hay nada", señala.

Mientras espera que se defina el futuro de su esposo, esta mujer implora que no lo expulsen del país. "Él es un buen padre y marido. Me ayuda en la casa y, cuando puede, es voluntario en la escuela de los niños. Él merece otra oportunidad", asegura.

En fotos: el paso a paso de una detención de ICE en el estado con más indocumentados de EEUU

Loading
Cargando galería
Publicidad